¡Solo el amor!

Mientras más avanza el mundo, más pequeño parece, la eficiencia del hombre moderno, sus descubrimientos e innovaciones y los adelantos científicos han acortado las distancias entre continentes, al punto que la voracidad de las comunicaciones han hecho del planeta una aldea global. Quienes no siguen el ritmo de este maratón, corren el riesgo de quedarse extraviados en el polvo del avance.
Todavía hoy, debemos reconocer que cada logro alcanzado fue gestado en la matriz del pensamiento asertivo, donde la voz creativa de Dios continúa dictando fórmulas maravillosas. Hoy, el bullicio del desarrollo ha apagado el dulce eco de su consejo. Cuando el universo enmudeció, su voz hizo todo nuevamente. Conoce que el silencio reserva una sabiduría tan especial, que sólo al amor le debería estar permitido interrumpir.
La entrada ¡Solo el amor! se publicó primero en Periódico El Caribe – Mereces verdaderas respuestas.